<

Isla de Sipadan, Sabah

El difunto Jacques Cousteau, oceanógrafo de renombre mundial, describió una vez Sipadan como una obra de arte intacta, mientras buzos de todo el mundo la votaban como uno de los cinco mejores sitios para bucear del mundo.

Elevándose 700 m sobre el nivel del mar y con solo 12 ha, la única isla oceánica de Malasia es muy pequeña. Solo hay que dar un paseo de 25 minutos para dar la vuelta a la isla a pie, pero la gran cantidad de vida marina que atrae desde la oscuridad del mar abierto es, simplemente, alucinante. Rodeada de limpias aguas cristalinas, esta joya de la corona es una mina de las más increíbles especies que existen.

Declarado santuario de aves en 1933 por el gobierno colonial de Borneo Septentrional y vuelto a hacer oficial en 1963 por el gobierno malayo, la densa vegetación de isla de Sipadan acoge a una gran variedad de aves tropicales, entre las que se incluyen águilas marinas, martines pescadores, pájaros sol, estorninos y palomas torcaces. Entre los exóticos crustáceos se incluyen el increíble cangrejo de los cocoteros, que se pasea por las playas y corretea entre los matorrales. Los encuentros con tortugas, bancos permanentes de jureles, peces loro y barracudas están prácticamente asegurados cuando bucee alrededor de la minúscula isla de coral.
Mapa de Vista