<

Festivales

La comunidad multicultural de Malasia da color al calendario, con alegres festivales que se celebran a lo largo del año para que tanto lugareños como visitantes puedan verlos y disfrutarlos.

Cada año, los musulmanes malayos celebran el Hari Raya, o Eid-Ul-Fitr. Hari Raya marca el final de un mes de ayuno desde el amanecer hasta el anochecer durante el mes sagrado del Ramadán. El primer día de Hari Raya comienza temprano orando en la mezquita, y continúa con visitas a las tumbas de los seres queridos. Muchas familias musulmanas abren sus casas para celebrar la ocasión, en la que abunda la buena comida.

Los chinos inauguran el Año Nuevo Lunar con vivos colores rojos y fuegos artificiales. Se supone que los sonidos elevados alejan la mala suerte para el resto del año. Durante este período, se realizan danzas del león y, ocasionalmente, danzas del dragón, así que pregunte por ellas si planea una visita en este momento.

La luminosidad no palidece a lo largo del año, ya que los hindúes malayos celebran el Festival de las Luces, Deepavali. El acontecimiento conmemora el triunfo de la luz sobre la oscuridad, del bien sobre el mal y del conocimiento sobre la ignorancia. Las lámparas de arcilla se mantienen encendidas en las casas de los hindúes mientras dura el festival. Se supone que las luces ayudan a la diosa Lakshmi a encontrar su camino hacia las casas de quienes lo celebran.

Un evento muy fotografiado es Thaipusam. Este día, los hindúes tamiles se dirigen al templo de Murugan más cercano, siendo el más popular el Templo de las Cuevas de Batu en Sengalor. La visión de los devotos llevando ‘kavadis’ como penitencia, entrando en trance, perforándose o caminando sobre brasas calientes sin hacerse daño, es, definitivamente, una experiencia no apta para personas medrosas.

Otros festivales que se celebran en Malasia son el Día del Vesak de los budistas, el Festival de los Fantasmas Hambrientos de los chinos y la Navidad de los cristianos. En Malasia Oriental, el Festival de la Cosecha, también conocido como Kaamatan, es ampliamente seguido, especialmente en Sabah, mientras que los dayaks o los ibans de Sarawak celebran el ‘Hari Gawai’.

Un festival que no es religioso sino una de las principales atracciones turísticas en sí mismo es el Festival de Músicas del Mundo del Bosque Pluvial (Rainforest World Music Festival) celebrado en Kuching, Sarawak. Rodeado de un frondoso bosque pluvial y de los sonidos de la naturaleza, los amantes de la música se reúnen para moverse al ritmo de las diferentes regiones del mundo.